Mundo Dedé

Borradores de la mitad de mí

Sensibilidad

3 comentarios


Dicen que tengo sensibilidad, me lo han dicho varias veces, como un elogio. Qué sensible eres, me han dicho alguna vez. Sensible en el sentido de estar afectado de forma íntima por lo que te rodea o sucede. No en el sentido de tener alerta los cinco sentidos, aunque también. En la segunda acepción es como si te dijeran: “¡Qué correctamente te funcionan la vista, el oído, el tacto, el olfato, el gusto…”. Eso, en la sociedad actual, no tiene mérito. En el país de los tuertos puede que sí. Allí ya sabemos que el ciego es el rey. Y también sabemos que no hay mejor ciego que el que no quiere ver.

Así que me refiero al sensible que le afecta todo mucho, que aprecia las texturas de la vida con mayor intensidad. Pero también al que sufre la otra cara de la misma moneda. El sensible disfruta el triple, supongo (porque no sé cómo sienten los demás) pero también padece el triple, si no más (lo identificaremos dependiendo de lo que le guste quejarse; protestar por norma es una costumbre gratificante para el que la practica pero hastiante para el que la soporta). Hay personas (más bien, personicas) que no se quejan de tanta sensibilidad. Suelen ser las mismas que, igual que llevan su historia en silencio, no lo celebran con cohetería cuando su sensibilidad les reporta experiencias agradables. Lo que no quita que gozen o sufran de todas formas.

Bueno, pues resulta que con toda mi supuesta sensibilidad, una vez perdí la de la mitad de mi cuerpo.

3 pensamientos en “Sensibilidad

  1. Es genial, me ha encantado!!!!creo que te he inspirado yo a ti también…..Estás arrancando 2 motores, el tuyo y el mio.
    Me he quedado con ganas de más, vas a continuarlo?Me recuerda a el libro de Oliver Sacks, “El hombre que confundió a su mujer con un sombrero” historias -historiales de casos reales, escritos de manera narrativa.
    Pero tu escrito tiene un lado que me interesa mucho y es que está escrito desde el otro punto de vista, en 1ª persona, desde la reflexión del que ha pasado por esa experiencia de la que habla y puede hablar sobre lo que sabe de ella y sobre todo, de lo que esa experiencia enseña, de su repercusión, de los cambios en el alma, en el pensamiento, en los ojos, en el gusto, en el tacto en la música y el aroma de esa transformación.

  2. te sigo, y como sonia, me quedo con ganas de más…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s