Mundo Dedé

Borradores de la mitad de mí

Impromptu

10 comentarios


Este es un artículo escrito el verano pasado y enviado a la prensa. No se publicó, no sé si debido a sus características estilísticas o literarias o más bien fruto de una conspiración judeomasónica que me persigue desde hace unos años e impide, desde que dejé el periodismo nacional, que mi firma pise un pie dentro de las páginas de un mísero periódico local.

El sábado a la noche, con la fresca, me vi sentado en el reformado patio de Armas del Castillo de Altamira, junto a la puerta estilo ciencia-ficción que conduce a un tubo de plexiglás similar al que colocan en ‘ET. El extraterrestre’ cuando descubren al alienígena en una casita de clase media de los suburbios. Lo curioso de aquel tubo es que está enclavado en un entorno medieval, algo que se percibe y se disfruta desde el acceso al palacio y, particularmente, gracias a las vistas que regala su patio de Armas.

El caso es que el tubo conduce hasta la regresada Dama de Elche y que yo estaba sentado ahí al lado, sin todavía haberla visitado, cuando escuché un crujido casi imperceptible. Alcé la vista y se podían contemplar penachos de palmeras, que silueteaban la noche. Gamas de azules en lonchas que tendían al morado o al violeta se difuminaban tras un alto muro incrustado de materiales modernos: hierro y cristal y cemento. A mis espaldas, un impresionante torreón con un ventanita enjaulada de la que perfectamente podría haberse asomado un arquero o una doncella secuestrada.

El crujido se incrementó y fue formando pequeños montoncitos en lugares estratégicos, aunque tomados al azar, del auditorio. En eso que alguien encendió un enorme televisor sin señal alguna, aquello desperdigó en el espacio una gran cantidad de serrín que caía en susurros sobre una cama elástica y se deslizaba por un acompasado rallador de zanahorias.

Más tarde, mientras pensaba en mis cosas allí sentado en una silla de tijeras, creí imaginar los primeros acordes de ‘When the streets have no name’, de U2. Enseguida cambié de idea porque aquello que me acunaba el cerebro era obviamente otra cosa, aunque eso también lo descarté inmediatamente. Al rato también me llegó alguna reminiscencia de ‘2001, una odisea del espacio’, sobre todo un fotograma en el que sólo aparece un panel electrónico y quizás un dedo enguantado de plata pulsando sensores y bajando intensidades lumínicas cuando es necesario. Una sucesión sobre el teclado de timbres lejanos y minimalistas me dejaron totalmente relajado.

Lo bueno es que podía seguir pensando, aunque no estuviera del todo de acuerdo con aquellos sonidos. En aquel rato solucioné mi inexistente vida sentimental, o la de otro, no sé. Además, creo que me hermané un poco con aquellos colores y calores que llovían de arriba. Y en eso que llegó una nota de atención: el crujido y algún que otro chirrido apreciados desde el principio se convirtieron en una batalla estridente a ocho manos. El momento que más me gustó fue cuando parecía que estuvieran moviendo un tresillo por un salón de baile. Ahí me erguí y no quise saber nada del asunto, pero era obvio que algo importante se estaba dirimiendo. No ganó nadie, salvo que se pudo abrir alguna ventana más. Y siempre hace falta que se abran ventanas.

El sábado a la noche se quedó bastante gente hasta el final escuchando al Ensemble Impromptu en el Castillo de Altamira, un cuarteto formado por Agustí Fernández (piano), José Luis Galiana (saxos), Remigi Roca (contrabajo) y Jorge Gavaldá (guitarra procesada), con dirección artística de Pep Llopis, luces de Nazario González y sonido de José Manuel Maldonado. Los que se fueron quizás esperaban melodías reconocibles, la verdad es hoy en día todas son reconocibles. Yo me quedé y ocurrió más o menos lo que antes les he contado.

10 pensamientos en “Impromptu

  1. Sabemos que en el pasado dominabas la pluma y la espada como ningún otro, pero por favor, tus fans deseamos que enarboles DE NUEVO tus armas para que nos deleites con NUEVAS experiencias, aunque sean literarias.

  2. Me he estado renovando, cambiando de piel interior. Un día de estos seguiré por NUEVOS derroteros, aunque sean literarios y no blogosféricos.

  3. Acabo de descubrir esto, y realmente me ha gustado. Un abrazo muy fuerte DEDE. Dice mi hijo que está estudiando historia y le gusta mucho escribir, que le ha gustado mucho tu manera de escribir. Un saludo, hablaremos.

  4. Acabo de descubrir esto, y realmente me ha gustado. Un abrazo muy fuerte DEDE. Dice mi hijo que está estudiando historia y le gusta mucho el boligrafoy el papel, que le ha gustado mucho tu manera de escribir. Un saludo, hablaremos. Animo.

  5. Andres: visita el blog, http://www.warclimb.com, un abrazo

  6. Yo tamien estuve en el patio de armas aquella noche. Y me parece que tu articulo define claramente lo necesario que puede llegar a ser

  7. Hola Dedé.
    Es una suerte que alguien escriba sobre nosotros y sobre lo que hacemos. Y, sobre todo, si comparte con nosotros nuestros colores y calores. Es un gran elogio que nos digan que con nuestra música conseguimos abrir nuevas ventanas.

    Aunque ha transcurrido algo más de un año desde aquel concierto, tus palabras nos han hecho recordar una noche muy importante.
    Disfrutamos mucho tocando para la gente que se encontraba aquella noche mágica en el Pati d’Armes l’Alcàsser de la Senyoria d’Elx.

    Confío en que se levante el castigo y puedas volver a publicar tus comentarios en la prensa, aunque sea en las páginas de un mísero periódico local y mucha más gente pueda leerlos. Merecen la pena.

    Salut!

    http://www.joseplluisgaliana.cat

  8. Bueno, muchas gracias por tus palabras. Vuestra música me gustó mucho.

  9. Josep Lluís, por si vuelves a aparecer por aquí (no he podido dejar comentarios en tu web):
    “Soy mundodede o, para que me conozcas, Andrés, el primo de Jorge Gavaldá.
    Gracias por tus palabras, la verdad es que no fue difícil hablar bien de vuestra música.
    Por otro lado, ya voy escribiendo a veces (si me apetece) en la prensa local, así que la próxima vez que vengáis con el Impromptu Ensemble os haré otra notita”.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s