Mundo Dedé

Borradores de la mitad de mí


11 comentarios

Epílogo

Hace mil años y los lienzos del tiempo se superponen en la película de mi memoria. Son como gasas curativas, de las que se colocan en las heridas y las refrescan e higienizan. Son sábanas blancas colgadas frente a esa proyección de cine que es mi vida durante aquellos días. Lienzos, gasas, sábanas que permiten dulcificar el dolor, avivar los tonos e iluminar los recuerdos. Tal como los veo, los años que pasé con Juliana en aquel quinto sin ascensor junto al abandonado cine Paz se presentan ahora como un cuadro a medio restaurar, un óleo que empieza a recuperar su verdadera vitalidad, aquella que quedó distorsionada en el pasado bajo una capa indefinible y no deseada. Sigue leyendo

Anuncios


4 comentarios

Cuernos

Entonces me di cuenta de que se me había mojado el reloj, el agua bien caliente y jabonosa, el agua como una sopa de burbujas porque la Vieja tiene el frío del tiempo metido entre los huesos, y yo con la esponja en la mano, y la mano en el agua, y el reloj en la muñeca, y la esfera toda empañada y sudando humedad. Ya está, pensé, me lo cargué. Me desprendí del reloj y quedó sobre una toalla azul como el baño color azul mar. Marcaba las seis y seis minutos antes de que se empapara su maquinaria. Sigue leyendo