Mundo Dedé

Borradores de la mitad de mí


10 comentarios

Hielo

Luego contaré cualquier cosa actualizando esta entrada. De momento, he querido romper mi mini bloqueo después de varias semanas sin escribir (es como montar en bicicleta, cuanto menos montas más pereza da; y a la inversa). En unos minutos voy a recorrer mi camino helado de costumbre para subir a un tren que me lleve a Filadelfia para ir al estudio de un amigo donde nos juntaremos varios compañeros en el suelo (no tiene sillas) a beber y charlar (no necesariamente en ese orden). Me ha costado escribir este poema, es la primera vez que no lo escribo de un tirón de diez minutos, dudaba con las palabras, las ideas escaseaban. No sé qué me pasa. Y no quiero volver a mencionar el cansancio. Sigue leyendo

Anuncios


17 comentarios

Esas fases raras

Después de un mes de vacaciones (increíble pero cierto), estoy en una de esas fases raras: desde hace casi dos semanas estoy con medio cuerpo (el que está más cansado) todavía allá, en ese paraíso de sosiego y turrón (o arena, depende de la estación del año) llamado vacaciones. Es decir, que estoy hecho un perro y como no espabile pronto ya veremos qué pasa. Si fuera Obama estaría trabajando desde el primer día. Pero, amigos, sólo soy González. A veces Speedy pero la mayor parte del tiempo sólo González. Sigue leyendo


17 comentarios

6:17 Filadelfia

De vuelta, después de un vuelo cancelado por la nevada en Barajas, un día en Madrid siguiendo el ritual de tapas con Miguel y dos horas y media dentro de un avión con las alas heladas. Aquí hace el mismo frío que allá, también empezó a nevar un poco ayer nada más pisar Filadelfia. Menos mal que Rosita y su marido volvieron a recogerme después de un buen rato esperando, la maleta ha llegado más cargada que a la ida, como todas las maletas y todas las idas y venidas. Publico este post para darme la bienvenida (mañana empiezan las clases, tengo hoy para prepararlo todo), para comunicaros que me lo he pasado bastante bien estas Navidades en vuestra compañía y para colgar dos poemitas que escribí en un bar del aeropuerto en el trayecto de ida. Sigue leyendo