Mundo Dedé

Borradores de la mitad de mí

Sólo un hola pequeño

23 comentarios


Queridos compatriotas (hasta los que no lo son, lo son), puedo prometer y prometo que esto de ser estudiante póstumo (que no es un gladiador romano, que diría Bolaño, sino esto que me pasa a mí a esta edad tan intempestiva), esto, digo, es algo que ya me imaginaba pero que supera muchas de las vicisitudes enmarronadas en las que me he metido (con mucho gusto, casi siempre) en mi vida. La verdad es que ahora que caigo he ido de marrón a marrón. Quizás porque el marrón soy yo, obviamente. Lo curioso es que hasta el mayor marrón tiene su encanto. Como cuando miramos un palomino y nos sentimos casi orgullosos contemplando esa estrellita marrón.

He llegado vivo, aunque tocado, al segundo ‘break’, que significa ‘romper’ pero también ‘vacaciones’, del semestre. Llego roto pero de pie después de no haberlo hecho tan bien como en el semestre pasado en una de las clases (a ver si todavía tiene arreglo). Tenemos unos días de Pascua de resurrección (la mía) hasta el martes que se reanudan las clases y en estos cuatro días (porque el de hoy ya me lo he fulminado, ahora contaré cómo) tengo que preparar una presentación y un trabajo final. Para terminar ya con el tema y dejar de daros la tabara diré también que en las dos semanas que ya restan de curso tengo que entregar otros dos trabajos finales y la presentación mediocre del otro día en papel. Eso significa que por mi habitación de cuatro lados blancos, en mi mesa y en mi cama (esto le gusta a la tía Helia) van andar haciendo guerra de cojines Quevedo, Garcilaso, Lope, Petrarca, La divina comedia, Foucalt, el posmodernismo, Cervantes… También pasará, como de refilón, sor Juana Inés de la Cruz (para que haya alguna mujer también). Luego, en mayo, me voy a Colombia con un amigo; en junio me voy a Elche y Barcelona; luego a Madrid y a Cádiz en julio y finalmente a Elche de nuevo en agosto hasta que me tenga que venir otra vez. Lo digo para el que quiera localizarme.

Hoy no he hecho gran cosa desde que les he puesto el examen (el penúltimo) a mis alumnos y he salido otra vez al frío (sí, otra vez hace frío, o fresco cuando se pone alto el sol). Me he aficionado al café con leche (des, todo des: descafeinado y desnatado). He ido a nadar. Me ha sentado de gloria. He ido a comer tarde, a la 1:15. Hoy había una cosa que decían que era pavo pero que parecía un pastel de albóndiga compacta. Menos mal que había judías verdes, zanahorias, arroz blanco y sopa. Por ser hoy me he tomado una coca-cola.

Allí han empezado a llegar todos los compañeros de costumbre: un canadiense-cubano que siempre me habla de las Fallas, de la Malvarrosa o de la avenida del Puerto, un pelirrojo de Nueva Inglaterra con acento de Santiago de Compostela, un limeño informadísimo sobre la cultura basura española a través de su novia vasca (los conoce a todos, desde Pozí a Carmen de Mairena y hasta la Terremoto de Alcorcón o el novio negro de la peluquera viuda de Pedro Carrasco: al mismo tiempo flipas cuando abre la boca en clase con la de gorgoritos semiológicos que puede llegar a regurgitar). También se arrima un chaval del que puse una foto un día (tengo que quitarla) y que al verlo dirías que es el típico chaval deportista americano (del norte, sí) pero que cuando habla (en español) se te olvida lo de los musculitos y la mandíbula.

Más tarde el limeño y yo hemos decidido buscar piso juntos. Yo mañana veo un estudio bastante barato y bien situado, a ver qué tal está. Me lo imagino como el apartamento que tenía en Brooklyn William Hurt en esa película en la que hacía del escritor Paul Auster, creo que era Smoke. Pero si no sale, quizás pueda compartir con este chico. Así tendríamos un buen apartamento a buen precio y me ahorraría lo que la señora quiere que le pague por NO estar este verano en su casa: 1.500 dólares. Hemos mandado varios mensajes y hemos quedado con un tío que nos ha respondido enseguida (la crisis) para verlo mañana. Está en Radnor House, un caserón de apartamentos con piscina bastante cerca de la universidad, a una parada de tren o en autobús a unos cinco minutos. Ya veremos.

Voy a callarme y a seguir leyendo sobre la poesía amorosa de Quevedo porque si no, no hay ni apartamento ni perrito que me ladre. Pegaré un texto que empecé a escribir el otro día, a ver qué os parece: pretende ser el comienzo del prólogo de mi libro de relatos, La mitad de mí. Espero que estéis todos bien al recibo de la presente y que el cambio de ministros os haya entusiasmado tanto o menos que los terremotos a los italianos. Es un decir.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Prólogo

 Si no encuentro pronto la manera de colocar el prólogo, el aviso de lo que ocurrirá al final, voy a empezar a ver mi vida como un ático flotando en la ciudad, un bloque de cemento volante sin ascensor que lo conecte con el resto del edificio, ni con el parking, ni con el vestíbulo, ni con la acera por la que aceleran autobuses color verde. Se me calma esa ansiedad y otras que no vienen a cuento y a la vez crece una liana desde el enjambre de tuberías que cuelgan de las entrañas de mi apartamento y hasta el piso decimoctavo, un trecho más abajo, ambos separados por una franja celeste atravesada a menudo por una gaviota enorme, alimentada por detritus urbanos, que planea como loca en el aire fresco, dulce y húmedo de aquí. La liana se contonea en el vacío, baila como una boa encantada como queriendo atraer mi atención, seducirme y que por fin me descuelgue hasta el piso de abajo, hasta el resto del mundo, hasta la nube de sabores que sale de un restaurante indio, quizás árabe, pero tal vez no y sí un lugar de comidas latino, de una ciudad costera del sur de América, de Colombia o Perú o Ecuador.

Rompo con todas mis fuerzas el suelo de la cocina, donde supongo que cuelga mi liana, es difícil traspasar el hojaldre de cerámica, cemento y tuberías contando tan sólo con los instrumentos de los que dispongo. El cuchillo de cocina que uso para golpear pierde su forma y su filo después de la batalla pero yo logro abrir un boquete por el que penetra con ganas una bocanada de aire fresco, dulce, húmedo, que me regala un placer inmediato en forma de oxígeno, seguramente un par de días más a mi calendario.

23 pensamientos en “Sólo un hola pequeño

  1. Se me ha borrao La Biblia!

  2. ¡Qué biblia!

  3. Chico me he perdido en el preambulo. Pero al final has visto el estudio con tu amigo?
    Total que la semana que vuelves a clase ya vas de cabeza al final del curso… ¡ánimo!
    No me has dicho como quedaron el Quevedo y la Tere, aúnque con tanta gente mirando, aunque esten en blanco…
    Um, acuerdate de todos nosotros los que celebramos (es un decir ) la tercera
    República, aixo prengueres!
    Muá

  4. Ah! se me olvidaba, estoy emocionadísima con los nuevos ministros. . .Unos pocos mas para seguir haciendonos creer que somos tontos.

  5. ÁNIMO CHAVAL!!!, QUE SON POCOS Y COBARDES!!!, Ya estamos primeverados y tus otras vacaciones, las gordas estan ya muy cerca.
    Me encandila Sor Juana Ines de la Cruz, la última vez que estuve en Mexico me traje varios libros de la sor traviesa y hace un par de meses estuve muy enganchada a Dulce Maria Loynaz (cubana), también he vuelto a C. E. De Ory, como siempre, pero a veces recaigo con especialmente con él.
    Bueno wapo, que descanses y te diviertas además de trabajar, si no “pa que”.
    Un abracismo.
    Muakkkkkkkkkkkkkkkkkk!!!!!!!!!!!!!!!….

  6. “con especialmente con él”, eso he puesto, siiiiiiii
    ya no se ni escribir, tío!!!, igual es que tengo sueño, creo que si, me voy a dormir.

  7. Coño, tía, ¿qué ha pasao? ¿Te has perdido en el prólogo? A ver, ¿dónde? Léelo otra vez que te pregunto.
    Es broma, en el taller también hubo un chico que no entendió todo eso del ático, el vestíbulo… Mi intención es que hubiera un ático separado del resto del edificio. Pero ya veo que no se entiende.
    De todas formas, lo que quiero contar no es eso. Eso era para ir pillando el punto.
    A Quevedo lo he dejado ahora mismo en la cama, tengo una presentación el martes. Tere se fue y no volvió, vaya conversa desagradecida.
    ¡Viva la República!
    Respecto a los ministros, parece que hay movida, jeje.
    Lo que más intrigado me tiene es por qué fue la familia entera de la nueva ministra de Cultura a la toma de posesión. Resulta que conocí al marido, un anarquista simpático y bastante viciosillo. Una noche terminamos juntos en El Candela.
    Besos…
    Ah, el estudio quiere alquilarlo ya y los demás apartamentos que hemos visto mi amigo y yo, lo mismo, tendríamos que pagar un dineral por no estar este verano. Volveremos a mirar en mayo, antes de irnos. Me va a tocar quedarme aquí y pagarle 1.500 a la dueña por no estar.
    Menuda paliza que me he pegado hoy. Por eso me he acobardao, como los perricos.

  8. Hola Andres. Nos tenias muy preocupados sin saber nada de ti en mucho tiempo, pero nos alegra poder leer de nuevo cosas tuyas, tus vivencias americanas. Sin duda darte muchos animos para enfrentarte al sprint final, seguro q los necesitas.
    Como podemos ver, estas informado acerca de los cambi0s politicos de nuestro país, por lo tanto no comento nada al respecto. Solo CRISIS Y CRISIS.
    Un abrazo muy fuerte y confio en podernos ver a tu regreso a España. Un beso de parte de Isabel

  9. Yo también confío, Alfonso, saluda de mi parte a tu señora.
    Vuelvo a lo mío que es preparar presentaciones y trabajos, y corregir exámenes, que sino no valen para nada tantos planes. Qué cansancio, por dios. Quiero estar ya en la playa tirado en la arena.

  10. Hola. Antes de ponerme como un loco a traducir cuentos de Marrakech, un beso.
    Que sí, que se entiende que el ático está volando sobre la ciudad, y es muy impactante la imagen, con sus cables-lianas colgando en el vacío. Lo que pasa es que tu tía Helia está que se organiza encima toda la República y además no para de dar charlas y conferencias y presentaciones de libros y películas y… El caso es que ella también está en un ático flotante -nuestra tercera república- que no tiene donde posarse.
    Ana y yo estuvimos en Francia haciendo de abuelos-canguros de Alejandro, porque Tacha bailaba con Manolillo, Olga y compañía en Grasse, y aprovechamos para ver un poco la Costa Azul.
    Bueno, pues estos días están por aquí tus hermanos y cuñada madrileños, con sus respectivos vástagos. ¡Están preciosos! Alejandro parece que sea él solo trillizos por lo que se mueve, y Lara ya hace volteretas hacia a delante y hacia atrás. Y estamos bobos todos, claro.
    Hoy comeremos todos juntos, pero fuera de casa. El viernes, que estábamos en el octavo, quisimos conectar contigo, pero no se pudo.
    Bueno, y ánimo, que ya te queda poco.
    Me gusta mucho el prólogo, pero termina ya eso que lo podamos mandar a una editorial.
    Más besos.
    Pa pito caratulero.

  11. Qué rabia no haber podido hablar con vosotros el viernes. Tuve que salir corriendo a ver un piso con mi amigo peruano. Ojalá nos lo alquilen a nosotros (hoy iba una familia a verlo), el piso está muy bien. Quizás podamos meter a una tercera persona, hay un tercer cuarto, aunque es pequeño y no tiene puerta salvo la que da a la escalera de servicio (imagino que sería la antigua habitación de una criada). Tenemos un tercer amigo que quizás le convenzamos. Está amueblado y yo tendría una cama enorme. Gran cocina, gran salón, baño y medio, cerca de una estación… Bueno, pero si no, seguiré aquí con mi habitación y mi ventana con vistas. El único problema es que la señora quiere alquilar una tercera habitación y eso supondría mucha saturación aquí arriba. Si ya con dos se hace difícil…
    Ayer terminé uno de los trabajos. Hoy tengo que escribir la presentación del martes sobre un poema de Quevedo. Ya ‘sólo’ me quedarían otros tres trabajos finales (de 10-15 páginas cada uno) en dos semanas. Me va a dar algo. Menos mal que mañana lunes es fiesta.
    Besos a todos, me ha encantao leer que Lara da volteretas.
    Por cierto, ya me he comprado el billete a Colombia (del 15 de mayo al 9 de junio).

  12. LA BIBLIA de 20 páginas que te había escrito, tó inspirao y convincente (no Pérez) qu’estaba.

  13. Nasty, me has tenido en ascuas 19 días con lo de la Biblia.
    Ya sólo me queda un trabajo y una semana para hacerlo. Este fin de semana me he pegado una machada para escribir ‘Cervantes y Galatea en la meta mazmorra’. Estoy muerto. Quiero terminar ya, por favor. He perdido mucho peso en dos meses, menos mal que tengo la nevera llena. A ver si consigo terminar el último artículo antes del fin de semana, no podría aguantar otro fin de semana de encierro dándole a la máquina.
    Perdón por el exabrupto, ya contaré cosas divertidas cuando acabe.

  14. No sé de cuándo es lo último que has escrito, pero espero que te refieras al finde pasado y que ya estés liberado. Y puedas descansar.
    Come bien; no te vayas dejando.
    Yo sigo con mi traducción y ya va quedando menos. Estoy en el cuento 79 y son 93, además tendré que hacer el índice y un glosario.
    He anulado el futuro montaje de La Carátula,sería una locura cronógica con ensayos en mayo, en agosto y en noviembre. Eso no puede salir bien.
    Pues, ánimo, y ya me contarás cómo ha quedado el viaje a Colombia.
    Besos.
    (Cuídate de los mejicanos, ¡pobrecitos!, y de todo el que te tosa o te estornude.)
    Oye, ¿que es eso de la “meta mazmorra”?

  15. Nada de eso, el mensaje era de ayer mismito, esto de internet es lo que tiene. Así que de liberado, nada. Lo que sí me estoy proponiendo es intentar terminar el último trabajo antes del sábado, que hay una fiestecilla de la gente de la revista. Luego el domingo podría darle los últimos retoques y el lunes (como me dijo ayer el profesor en el taller literario, que también está en lo de la revista) lo entregaría.
    Y entonces sí, señores, estaré liberado. Que no sabéis lo que saboreo esa palabra al decirla. esto es una puta cabronada, se me había olvidado ya lo que era la vida estudiantil a la antigua usanza, a base de trabajos, exámenes (que llegarán), etc. En fin, creo que el doctorado, en este plan, lo va a hacer Rintintín.
    Besos y enhorabuena por lo del ritmo de traducción. De que había un proyecto de nuevo espectáculo no sabía nada… Esta vez que sea baratito, ¿no?
    Lo de la meta mazmorra se explica en mis 14 páginas del trabajo, pero creo que al final le pondré “El cautivo Cervantes y Galatea en la meta mazmorra”, porque trata sobre la historia del capitán cautivo de la primera parte del Quijote. ¿Se entiende mejor?

  16. Bueno, he terminado. Ya hace un par de horas. Me han salido 20 páginas de trabajo, pero con muchos trozos de poemas y notas y bibliografía. Lo he titulado: “Cuando me vuelvo atrás a ver los años”. Intertextualidad petrarquiana en Garcilaso, Lope de Vega y Quevedo.
    Me he ido a estirar las piernas (ayer estuve 12 horas escribiendo, hoy sólo 10) y se me ha ocurrido ir a comprar una botellita de vino a un lugar que hay aquí cerca. Estaba cerrado. Había un cartel que decía: para emergencias, llame al número tal. He estado a punto de llamar, era una emergencia. En serio, quería celebrarlo y también comprar una botella para llevarla a casa del profesor el miércoles, hacemos una fiesta por la salida de nuestra revista, que ya está colgada en la página de la uni (aunque con errores y otros olvidos que me tienen algo mosqueado). Luego me he comprado comida en el Campus Corner, donde me he encontrado a una alumna que me recuerda a mi prima Patricia. He llegado a casa y he visto una peli de Sean Penn haciendo de colgao fumao, un peliculón.
    El jueves tengo el examen de los chavales. El martes he quedado con dos de ellos para que repasen. Pero yo ya he terminado, y no sé si estoy contento, aliviado o simplemente es que ya le he dado la vuelta al marcador y no sé si vivo o sueño…
    Después no sé si ir unos días a Virginia o quedarme a descansar aquí, dar alguna vuelta por Filadelfia… Ya veré, pero conociéndome creo que me quedaré
    Salgo de viaje el día 15.
    Besos.

  17. Enhorabuena, hijo.
    Yo también he terminado la traducción de los 93 cuentos de Marrakech, ahora me queda el índice, el prólogo y un glosario de terminos, pero eso es muy poco ya.
    Así, que te entiendo.
    Disfruta ahora.
    Un beso.

  18. Enhorabuena a ti también.
    Besos.

  19. Y gracias por el comentario por el texto de Oswaldo en el Blog de La Carátula, que estáz siendo visitado más de lo que pensaba,
    Has encontrado vino para la cena con el profe?
    Que aproveche.
    Yo sigo con el ron.
    Moi même.

  20. Estoy con alumnos en el laboratorio. Tienen el examen el jueves. Ahora iré a ver lo del vino, a ver si encuentro algo en una bodega (es un decir) que hay cerca de casa. Esta mañana he devuelto varias toneladas de libros a la biblioteca, menos mal que estaba la dueña a punto de salir con el coche y me ha acercado. También tengo que hacer las maletas porque Carlos (el limeño) y yo vamos a quedar con el dueño del apartamento para meter cosas. Hoy el cabrón de mi compañero de piso (el nuevo no, el antiguo) me ha despertado con su alarma a las 9 de la madrugada. Quería dormir. También estoy pensando irme el viernes o el sábado a Virginia, así veo a los Rupprecht. Además, la universidad va a estar casi cerrada, no habrá comedor,ni piscina, ni gente.
    He visto las fotos del festival que puso Flora Ovalles en facebook, geniales! Me encantan las de los saltos, con Nasty haciendo el burro. Tú cada vez pareces más un buda barbudo (es un piropo). Teníamos muchísimas fotos de festivales pasados, creo que en el ordenador antiguo. Molaría colgarlas.
    Besos y recuerdos.

  21. ¿Y el cabo Rusty? … … … ¿Hará el doctorado? … … … ¿Qué tu piensas?… … …

  22. Naza, ¿puedes decirme por favor quién es el cabo Rusty?
    Respóndeme (pero responde, que así uno no puede vivir) en la siguiente entrada, ahora la escribo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s