Mundo Dedé

Borradores de la mitad de mí


Deja un comentario

El Señor Chinarro canta frente a mí

Sr. Chinarro

 

El Señor Chinarro canta frente a mí y yo descifro sus letras desde mi banqueta junto a la barra.

Se nota que suda un poco bajo esa pelambrera canosa y a la vez se queja del frío del aire acondicionado a sus espaldas.

Yo no me desencaramo de la banqueta ni así me maten. O dicho de otra manera: me encalomo en ella nada más encontrarla (es la última en todo Subway) y ahí me quedo agarrándola con mis garras garrapiñadas.

El local está a tope y solo se diferencia de una noche de sábado de los 80 en que no hay humo y que no bebo cubatas. En realidad no bebo nada. A mi vecino de concierto parece molestarle mi inapetencia y me ofrece una cervecica (así, en diminutivo, para que sea más seductora con tono infantil).

Todo es tan infantil a los 46.

Chinarro sigue diciendo letras con voz grave y me imagino las ondas sonoras atravesándole la laringe, esforzándose a machetazos por la selva de su barba.

Quiero irme y no me voy por si dijera algo nuevo. Pero todo es secamente familiar, sin rodeos metafóricos, con algo de estilo directo libre.

Demasiados calvos rapados al cero dándole palmas al showman impertérrito, lanzándole aullidos a medio metro de distancia, yo compadeciéndole desde mi banqueta.

En el camino de vuelta me cruzo a una chica de piernas larguísimas y escucho, ya a la altura del puente de Altamira, a dos mujeres que charlan sobre los años que llevan sus sobrinas sin trabajar.

Desde los tiempos del señor Chinarro y Gaby, Fofó y Miliki, casi.


4 comentarios

La presentación de mi novela se aplaza y mientras os dejo unas notas y un vídeo

El día 10 estaba prevista la presentación de mi libro en La Calahorra de Elche pero tuvo que ser aplazada hasta que se imprima el libro en las próximas semanas. Mientras, os dejo unas notas que he ido pergeñando para ese día y un vídeo (el segundo) del homenaje a mi padre en el que leo un extracto precisamente de ese libro, además de un poema escrito en el hospital.

Sigue leyendo


Deja un comentario

Antonio González y los doce pares de Francia

El título de este post (¡el número 100 de Mundo Dedé!) es el del artículo que escribí días después del homenaje a mi padre en el Gran Teatro de Elche. Se publicó en diversos medios y me aseguran que lo publicará también la revista teatral Primer Acto próximamente. Lo cuelgo en mi blog por si alguien no lo leyó cuando lo compartí en Facebook y, además, aprovecho para poner aquí el primer vídeo volcado en Youtube de ese maravilloso homenaje que el pueblo de Elche, familia y amigos ofrecimos a Antonio González Beltrán, alguien a quien todo el mundo quiso mucho.

En este primer extracto se incluye la voz en off de Paco Rabal recitando la Elegía a Ramón Sijé y la intervención del compañero de mi padre durante tantos años sobre las tablas, José Manuel Garzón.

Y aquí va el artículo:

Antonio González y los doce pares de Francia


9 comentarios

Mi primera novela, ‘La mitad de mí’, se publicará a principios de 2013

ODP_0320Foto de Óscar de Paz

“Que no tanto del amor sino de lo inesperado es de lo que trata esta novela. De la enfermedad y sus metáforas, que diría Susan Sontag”. Sangre en el ojo, de Lina Meruane

He elegido esta cita de la última novela de la escritora chilena Lina Meruane (Caballo de Troya, 2012) para reabrir Mundo Dedé por dos motivos. En primer lugar, los textos, pensamientos, ejercicios de relato, ráfagas literarias y abscesos poéticos que este blog contiene giran todos alrededor de esa idea. Es verdad, yo también intento escribir sobre la prevalencia no tanto del amor tradicionalmente entendido como de sus matices más inquietantes, oscuros, no ideales. Sigue leyendo


10 comentarios

Impromptu

Este es un artículo escrito el verano pasado y enviado a la prensa. No se publicó, no sé si debido a sus características estilísticas o literarias o más bien fruto de una conspiración judeomasónica que me persigue desde hace unos años e impide, desde que dejé el periodismo nacional, que mi firma pise un pie dentro de las páginas de un mísero periódico local.

Sigue leyendo